Es tan sencillo y tan complicado a la vez.

 

 

    El coaching, bien hecho, es pura magia. Yo defino al coaching como el arte de girar la cabeza de la persona y conseguir que mire en la dirección adecuada para llegar a su meta. Y estar ahí, con su cliente (su coachee) para que cuando vuelva a apartar la mirada de su objetivo, el coach sepa como reconducir sus ojos hacia la cima.

 

 

   Escribía al principio que es muy fácil. Es una cuestión de sentido común y de determinación. Pero en la mayoría de las ocasiones nos faltan los dos y la presencia del coach es el factor decisivo para que ambos  se pongan a trabajar.

 

 

   El coach es como un catalizador en una reacción química, está presente para que se desencadene la reacción y para que esta sea más rápida. Y en muchas ocasiones, sin esta presencia desencadenante, no hay un cambio de estado, no hay un resultado óptimo. Y cuando el producto final se ha conseguido satisfactoriamente, el coach desaparece para reiniciar un nuevo proceso, en otro lugar.

 

 

 

¿Para que te va a servir el coaching y para que te va a servir un coach?

 

 

    El Coaching te va a servir si estás estancado en una situación a la que no les ves salida. O que intuyas que sí que tiene una solución, pero no sabes cuál es o por dónde buscar.

 

 

     El Coaching ejecutivo, se utiliza por ejemplo en directivos que se bloquean en una situación laboral impidiéndoles llevar a cabo bien su trabajo. También se utiliza en gestión de equipos en las empresas.

 

 

    El Coaching personal obtiene muy buenos resultados cuando se trata de superar obstáculos del individuo, ya sean relaciones con otras personas o en sus propias situaciones emocionales que le impiden evolucionar y desarrollarse de una manera armónica como ser humano. Hay Coaching de relaciones que mejoran la convivencia con familiares, o ayudan a superar una pérdida, o nos indican que camino tomar con gente de nuestro entorno para poder ayudarlas e incluso desapegarnos de ellas.

 

 

    El Coaching deportivo potencia las cualidades innatas o adquiridas que tiene el competidor y que, en muchas ocasiones, desconoce cómo servirse de ellas en su práctica deportiva. Muchos grandes deportistas tienen a su lado un gran coach que les orienta y ayuda en momentos complicados de su vida profesional.

 

 

 

   El Coaching de salud busca en los recursos propios de cada individuo con el fin de incrementar sus niveles de bienestar físico e incluso emocional para alejar la enfermedad.

 

 

    El coaching educativo brinda al docente las herramientas necesarias para aumentar el grado de aprendizaje que tienen sus alumnos. Igualmente enseña instrumentos para motivar a la clase implicando la en su propio progreso.

 

 

   Y así podríamos estar contando muchas de las maravillas que tiene el coaching. Pero lo más importante es que es una técnica única que sirve para todas las facetas diferentes que hemos estado enumerando.

 

 

   Un coach puede ayudar a todo el mundo.

 

 

   Y eso es lo que me apasiona, ser capaz de que tú seas mejor  persona, ejecutivo, profesional, deportista, educador ...y más feliz,  con mi apoyo.

 

SAMBEAT Coach

José Luis Sambeat

C/ San Pablo, 4,  Bajo Izda - 28044 Madrid

Teléfono: 91 083 40 43